sábado, septiembre 08, 2007

El inicio de una nueva etapa

Todo cambia, nada permanece, lo único constante es el cambio.

Y vaya si es cierto. Los cambios en mi vida han estado marcados por mi situación sentimental, social, profesional, económica o de residencia. Esta vez, re-poker.

Mi cambio de residencia ha marcado mi situación económica. El cambio sentimental cambiará mi situación social. El cambio profesional impactará sobre mi residencia. ¿Qué más puede cambiar?

Uno, que es adicto al cambio por naturaleza, también se ve afectado por los elementos que no puede controlar. Si bien me gusta participar en los cambios, reconozco que tantos en tan poco tiempo podrían venirme grandes. Mi situación no puede sostenerse sin un aliciente, una esperanza de que las cosas cambien a mejor. Así lo espero.

Una vez escuché a un personaje famoso cómo su mayor éxito profesional coincidió en el tiempo con una gran pérdida personal. Recuerdo que por aquel entonces pensé en lo desdichado del personaje, y entendí perfectamente cómo un éxito completo en un determinado aspecto de tu vida no tiene por qué conducir a la felicidad más absoluta. Ahora veo que, efectivamente, es así.

Y en esas me veo yo. Aunque determinados aspectos de mi vida han cambiado a mejor, otros, que son tan importantes o más, se me han escapado entre las manos. Lo que podía haber sido un éxito rotundo, se ha quedado en un cambio parcial positivo.

Aun así, sacando fuerzas de la razón, y evitando así al corazón, me planteo nuevos objetivos y arranco con fuerza una nueva etapa de mi vida. No queda ya lugar para las lamentaciones o las vueltas atrás. Hay que seguir, avanzar, crecer, y aprender de cada cosa. Así lo veo yo.

Y en ese nuevo camino, primera estación: Ibiza.

Como siempre, como cada vez, nuevas experiencias. Gente que conoces y que te entrega lo mejor de si mismo para hacer que todo sea perfecto, casi mágico. DJ´s internacionales, paisanus con acento, conocidos de tu tierra, y casi vecinos que no conoces. Todos ellos unidos por el objetivo de convertir unas vacaciones en algo más.

Otra vez la compañía te ayuda a olvidar lo malo y entender que cada problema, es una oportunidad. Que cada cambio te aporta algo de lo que aprender.

Lastima de móvil, compañero al que te acostumbras y del que dependes de tal forma que, cuando lo pierdes, parece que has perdido el contacto con el mundo. No es así, pero jode.

Ahora esperan viajes, profesionales y personales, de los que espero algo más que trabajo y diversión. Espero que me ayuden a definir esta etapa que comienza y que desde la distancia, pueda proporcionarme un punto de vista distinto desde el que orientar esta nueva etapa.

Que así sea.

1 comentario:

Merlinxu dijo...

aysss un año pa escribir en el bloc.. si es q no se puede..